lunes, 3 de noviembre de 2014

ERC Mans netes, tites brutes

De izquierda a derecha: Pere Nolasc – Joan Andreu Rodríguez – David Rueda

Carod Rovira, Josep Lluis aquí y en la China mandarina, dijo que ERC era el partido de las manos limpias (mans netes)… y lo dijo tras entrevistarse con ETA en Perpiñán, enero de 2004, encajando las manos manchadas de sangre de dos destacados matarifes, Josu Ternera y Mikel Antza. Tras tomar una ronda de vinitos, y algún pastis, pactó una vergonzante tregua geográfica con los nacionalistas vascos de txapela calada y tiro en la nuca: no atentarían en Cataluña. La contrapartida local pasaba por iniciar un proceso de ruptura por fases (nuestro NEP, o never ending process, el llamado “prusés” de TV3) que tenía uno de sus hitos fundamentales en un nuevo estatuto de autonomía para Cataluña. Ese engendro, con más artículos que suras el Corán, se colaría de rondón en el ordenamiento constitucional gracias al pasteleo infecto con un gobierno propicio en Madrid. Ese papel witiziano lo interpretaría el líder de la oposición de entonces, Zapatero, nación es un término discutido y discutible y España está más cohesionada que nunca, que tocaría poder tres meses después tras unas elecciones con un país en estado de shock a causa del atentado terrorista más salvaje de nuestra historia.

Uno de los supuestos avales de ERC era su pregonada distancia de los casos de corrupción… que en Cataluña son unos casos muy suyos que casi nunca se sustancian en los tribunales, pues no en vano nuestros jueces están muy entretenidos redactando constituciones para futuros estados independientes y no les queda tiempo para instruir las causas de su jurisdicción. Y, puede que por una menor cuota de poder en las instituciones, ERC no se haya visto salpicada por esos casos, aunque alguno hay censado… pero lo que no esperábamos es que muchos dirigentes de ERC, en lugar de aplicarse con esmero a la corrupción política, se decantaran por la corrupción de menores. Y a los casos de David Rueda, concejal de Juventud de La Seo de Urgel, año 2005, donde coincidió con Jordi Ausàs, nuestro contrabandista de cabecera, y de Joan Rodríguez, teniente de alcalde de Cubellas, año 2010, se suma recientemente, agosto de 2014, la detención por pederastia de Pere Nolasc, cabeza de lista por Castellbisbal del partit de les mans netes, però de les tites brutes.

De modo que el órgano, por así decirlo, inclinado a la corrupción entre no pocos cargos de ERC no es el bolsillo, sino la bragueta. Está visto que tienen una fijación enfermiza por los niños. No hay más que ver el adoctrinamiento en las escuelas que promueve dicho partido, y el nacionalismo en general… lo que podríamos llamar pedagopederastia. De entre quienes piensan que el alma de los niños es de su propiedad, en virtud de la misión providencial que su credo político les confiere, que es ganar a los chicos para la causa de la redención nacional, acaban convencidos, los más enfermos, que también lo son sus cuerpos y que pueden disponer de ellos a su antojo. Lo de mans netes, manos limpias, no lo entendimos entonces… acaso quisieron decir (ficar) ma a les nètes, meter mano a las nietas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada